El graffitero que creó su religión y luego la vendió en subasta. Basquiat

En los últimos años, Jean-Michel Basquiat se ha convertido en todo un icono juvenil, raro será el día en que vayamos por un centro comercial y no veamos camisetas o gorras con su nombre y su icónica corona en cualquier tienda. Pero… ¿sabemos quién fue Basquiat? Generalmente al oír el nombre de Basquiat nos viene la imagen de cualquier fotografía suya con Madonna o Andy Warhol, pero este autor tuvo unos orígenes bastante diferentes a los de estas imágenes. Por ello, con este artículo, trataremos de adentrarnos en los orígenes como graffitero del pintor neoyorkino, que posteriormente alcanzó fama mundial.

Basquiat

Basquiat en Downtown 81. Fuente

Basquiat, hijo de un padre haitiano y una madre descendiente de puertorriqueños, se crió en el barrio de Brooklyn, donde comenzó a indagar en sus inquietudes artísticas y a relacionarse con el mundo del graffiti que se daba en Nueva York. Su carrera la podríamos resumir como breve pero intensa, ya que alcanzó gran éxito en el panorama artístico internacional, pero su adicción a las drogas truncó su carrera al morir de sobredosis con 27 años de edad (1). Ala, otro para el Club (2)…

En estos primeros años, Basquiat comienza a hacer “pintadas” en su ciudad natal, intentando definir un estilo propio y una filosofía a seguir. El estilo lo irá perfeccionando, pero la filosofía ya queda definida en un cómic que realizó para un periódico escolar, donde Basquiat incluye por primera vez el pseudónimo SAMO. Este cómic va de un personaje que quiere dar un nuevo enfoque moderno a la sociedad, al personaje le ofrecen las grandes religiones del mundo, pero él únicamente aceptará la pseudorreligión SAMO. ¿De dónde sale este nombre? Pues de la forma más casual del mundo, Basquiat y su colega grafitero Al Díaz se encontraban fumando marihuana cuando Basquiat se refirió a ella como “SAMe Old shit”. A partir de este pseudónimo no solo desarrollaron la idea de una pseudorreligión o un estilo de vida, sino que estructuraron el concepto de SAMO en una serie de principios que pintarrajearon por todo el East Village y el Soho:

SAMO es una nueva forma de arte. SAMO como fin del lavado de cerebro, nada de política y falsa filosofía. SAMO es una cláusula de escape. SAMO salva a los idiotas. SAMO como fin del falso pseudointelectual. Mi boca, por tanto, un error. SAMO como fin del arte como juego. SAMO como alternativa al arte como juego con la secta del “radical chic” con la pasta de papá.

SAMO cargaba contra la hipocresía de esa sociedad materialista americana(2), ofreciéndoles una especie de religión farsa como sucedáneo de todas aquellas creencias basadas en los intereses económicos. Es curioso que Basquiat criticara a los que años después se pelearían por adquirir una de sus obras. El lema SAMO acompañado del símbolo de copyright enseguida se hizo un icono, como los famosos monigotes de Keith Haring(3).

Basquiat vio que comenzaba a obtener gran éxito con sus pintadas y aprovechó para sacar tajada, algo que no gustaría a su compañero Al Díaz, que tenía unos principios más claros que Basquiat, lo que provocó su ruptura ya que pensaba que Basquiat había traicionado al movimiento del graffiti al venderse a los que antes criticaba. Basquiat fue muy astuto y comenzó a abandonar el graffiti que solía realizar en muros o vagones de metro, para pasarse a un graffiti más elitista, realizándolos en galerías de arte con el fin de atraer a los medios. De todas formas, enseguida se pasó a otro tipo de soportes, ya que el interés del mercado de arte por el graffiti estaba decayendo.

SAMO Y Basquiat

SAMO is dead, uno de los graffiti que aparecieron tras la separación entre Al Díaz y Basquiat.  Fuente

Tras romper con Al Díaz y dar muerte al proyecto SAMO, comenzaron a verse por todo el Soho una serie de pintadas en las que ponía “Samo is dead como testimonio de la transformación que había hecho Basquiat siguiendo los intereses del mercado de arte y vendiéndose a él, traicionando los postulados de SAMO y convirtiéndose exactamente en lo que antes criticaba en los muros.

Podemos observar como la trayectoria de Basquiat comenzó de forma humilde, a través de la realización de graffitis, y empapándose en la cultura urbana de Nueva York. El artista creó SAMO como pseudónimo crítico contra la sociedad materialista que únicamente se guiaba por intereses económicos, pero enseguida esa sociedad absorbió no solo al pseudónimo sino también al creador del movimiento, convirtiéndole en un icono dentro del mundo del arte.

Como curiosidad la mayoría de los graffitis de SAMO se perdieron, pero Basquiat los volvió a realizar para la película Downtown 81.

* Web oficial de Basquiat:  http://basquiat.com/


Referencias 

(1) Basquiat nació el 22 de diciembre de 1960 y murió  el 12 de agosto de 1988, a los 27 años de edad.

(2)El conocido Club de los 27 está formado por músicos o artistas que murieron a la temprana edad de 27 años, entre ellos encontramos a Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Kurt Cobain o Janis Joplin.

(3)Keith Haring fue un artista cuyo trabajo refleja el estilo de la generación pop. Con sus icónicas obras de apariencia simple pero con un fuerte impacto visual, se convirtió en todo un icono, como Basquiat. Ambos iconos son habituales en camisetas o pósters, que suelen venderse en grandes superficies, como curiosidad, parte de los beneficios de las prendas de Haring van destinados a su fundación para combatir el VIH.


Bibliografía 

  • Downtown 81, 1981, Película dirigida por: Bertoglio, E., Estados Unidos, Kinetique / Sagittaire Films.
  • Emmerling, L., 2007, Basquiat, Taschen, Colonia. 
  • García, B., 2016, “Basquiat, el niño salvaje que destronó a Warhol como rey del autobombo”, ElConfidencial, 13 junio 2016. Disponible en: http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-05-13/basquiat-christie-s_1198313/ (22/02/2017)
  • Garcia Vega, M. A., 2015, “Jean-Michel Basquiat: hijo de la ira y el mercado”, ElPais, 2 de julio de 2015. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/07/02/actualidad/1435836268_538830.html (22/02/2017)

José Cristóbal Chimeno

Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Zaragoza y en posesión del Máster en Análisis y Gestión del Arte Actual por la Universidad de Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *