¿Cibeles colchonera y Neptuno madridista? ¡Esto con Carlos III no pasaba!

Celebraciones Cibeles y Neptuno

Celebraciones en Cibeles y Neptuno. Fuente

Celebrar los títulos del Real Madrid y Atlético de Madrid en torno a una fuente, se ha convertido en una costumbre muy arraigada en nuestra sociedad, sobre todo en la capital con Cibeles y Neptuno respectivamente. Pero… ¿sabemos por qué existen estas fuentes? ¿Estos equipos festejaron siempre sus triunfos en estos lugares? Probablemente, podríamos responder a todo  “sí, gracias a ‘La Lideresa'”, o “sí, gracias al ‘Movimiento del Cambio'”, pero demos una oportunidad (más) a  la Monarquía, a la Ilustración, y al siglo XX.

Carlos III, el Florentino Pérez del siglo XVIII

Carlos-III. Durante su reinado se erige el monumento de Cibeles y Neptuno

Carlos III por Rafael Mengs. Museo del Prado. Fuente

En el marco del tercer centenario del nacimiento de Carlos III, considerado como el “Mejor Alcalde de Madrid”, recordamos las maniobras del primer huésped del Palacio Real, que hicieron posible que hoy ambos enclaves no falten de nuestras cámaras e historias de Instagram.

En primer lugar, Carlos, todo un señor madrileño, al ser rey de Nápoles, de Sicilia, posteriormente también de España, y ostentar (en su tiempo libre) los ducados de Parma y de Plasencia, al llegar a Madrid de su interrail no podía consentir una ciudad con poca iluminación, suciedad, atracos nocturnos, y cerdos paseando libremente (1).

Su Majestad católica (2), hizo lo que todo buen señor haría:  ¿ahorrar dinero en Suiza y en caso de juicio mencionar a su esposa? ERROR. Porque como buen ilustrado y persona viajera, trasladó las virtudes urbanísticas de otras grandes capitales a Madrid(3), acicalando la ciudad con multitud de obras (4). Por consiguiente, como el Ser Superior, tiró de chequera para formar un equipo de galácticos formado por Hermosilla y Sabatini entre otros (5).

La construcción de las emblemáticas fuentes

fuente-cibeles y Neptuno

Boceto de la Fuente de Cibeles, por Ventura Rodríguez. Museo de Madrid. Fuente

La V doble formada por Ventura y Villanueva se encargó de las fuentes de Cibeles, diosa frigia (6) asociada a la fertilidad y a ritos recomendados para mayores de edad, sin olvidar los sacrificios taurinos(7), y de Neptuno, divinidad del agua, las tormentas, y las carreras de caballos (8).

Entonces, ¿por qué Cibeles y Neptuno? La Ilustración no se reduce a la guillotina y a Rousseau, sino que también a una búsqueda e intercambio de conocimiento mediante los viajes y el interés hacia otras culturas (9) que dieron lugar nuevo revival de la cultura clásica, que volvió a ser tendencia con el neoclasicismo(10).

Como resultado, con estas dos fuentes entre otras iniciativas, Madrid definió parte de su esencia monumental; pero, ¿qué pasa con el fútbol?

Un vaso es un vaso y un plato es un plato, pero no siempre fue así

Con las bodas de oro del Atlético de Madrid, el presidente del club y su antecesor, optaron por un trofeo con un emblema representativo de Madrid y eligieron, en este caso, a la diosa Cibeles (11).

trofeo-atletico-y-Santiago-Bernabeu. Estatuas Cibeles y Neptuno

Trofeo bodas de oro del Atlético de Madrid. Santiago Bernabéu con el alcalde Arespacochaga. Reproducciones de Cibeles y Neptuno. Fuente

Además del caso anterior, en el club blanco ocurrió algo semejante: con las bodas de platino, el alcalde (con Florentino Pérez que por entonces era un jovencísimo concejal de medio ambiente) recibió a Santiago Bernabéu en un acto donde se entregó una reproducción de Neptuno, otro de los emblemas de la ciudad(12).

Efectivamente, de haber continuado esta tendencia, podríamos haber visto a Sergio Ramos con el tridente de Neptuno y a Gabi en el carro de Cibeles. Sin embargo, hubo acontecimientos que cambiaron el curso de esta historia.

En primer lugar, en el Mundial de México, Butragueño consiguió el triunfo contra Dinamarca, en un período de elecciones, que acabó los aficionados en Cibeles a grito de “¡Oa, oa, oa, el buitre a la Moncloa!”(13). Por otro lado, las victorias de Madrid y Atlético en los 90s, y sus correspondientes atascos del tráfico en la capital, acabaron por consolidar a Neptuno como lugar colchonero y a Cibeles como feudo merengue (14).

En conclusión, Madrid recorrió un camino que le llevó de ser “todo campo” a una gran ciudad, y a tener dos fuentes que forman parte del imaginario colectivo a través de un deporte, el fútbol, que posee tanto sentido del humor como los chistes del bético Joaquín.


Referencias

(1)Madrid a la llegada de Carlos III presentaba inseguridad, falta de higiene, y el llamado “Privilegio de san Antón”, que permitía el libre paso de los cerdos por la ciudad. El monarca creó el cuerpo de serenos y encargó la nueva red de alcantarillado e iluminación; Rodríguez, 1986, p. 49.

(2) Protocolo y Etiqueta. Disponible en: https://www.protocolo.org/social/tratamientos/tratamientos_protocolarios_a_reyes_y_emperadores.html (1/3/2017)

(3)Gómez de Liaño, 2015, pp. 89-91.

(4) Se crearon en estos años las llamadas “Fuentes del Prado” (Cibeles, Neptuno y Apolo), el Jardin Botánico, el Museo del Prado y la Puerta de Alcalá; Rodríguez1986,  p. 64.

(5) Rodríguez, 1986, p. 50.

(6) Frigia (su gentilicio es frigio/a), fue una región de la península de Anatolia -Asia Menor- en la Antigüedad.

(7) Existían rituales orgiásticos en honor de la diosa Cibeles además del sacrificio de un toro al que se le arrancaban los genitales; López y Lomas, 2004, p. 367.

(8) Neptuno, dios romano del mar (Poseidón griego), sustituyó al antiguo dios Celso de las carreras de caballos como Neptunus Equester, y en Roma se celebraban carreras en su honor durante la festividad de los Neptunalia; Julen, 2008, p. 360 y Haenscch, 2007, p. 179.

(9) Desde finales del siglo XVII y especialmente en el XVIII era muy frecuente realizar viajes a lugares históricos, ya fuese para conocer nuestras raíces culturales o por la atracción de las culturas exóticas; Ruiz, 2004.

(10) En conclusión, el neoclasicismo supone una nueva revisión de la Antigüedad (como la efectuada en el Renacimiento), durante el siglo XVIII. Ver: http://www.arteespana.com/neoclasicismo.htm

(11) Relaño, 2016.

(12)Prados de la Plaza, 2001, p. 233.

(13) Relaño, 2016 y Amón, 2014.

(14) Fuente, 2010.


Bibliografía

  • Amón, R., 2014, Atlético de Madrid. Una pasión. Una gran minoría: ¿Por qué no son del Atleti los demás?, Espasa, Madrid.
  • Gómez de Liaño, I., 2015, El Reino de las Luces. Carlos III, Entre el Viejo y el Nuevo Mundo, Alianza, Madrid.
  • Haenscch, R., 2007, “Inscriptions as Sources of Knowledge for Religions and Cults in the Roman World of Imperial Times”, en Rüpkpe, J. (ed.), A Companion to Roman Religion, Blackwell, Oxford.
  • Julen, N., 2008, Enciclopedia de los mitos, Swing, Barcelona.
  • López Barja, P. y Lomas Salmonte, F., 2004, Historia de Roma, Akal, Madrid.
  • Fuente, C.G., 2010, “Cibeles soñó con ser rojiblanca”, MundoDeportivo.com 07/09/2010. Dsiponible en: http://www.mundodeportivo.com/20100514/cibeles-sono-con-ser-rojiblanca_53926415880.html (28/03/2017)
  • Prados de la Plaza, L., 2001, Real Madrid: Centenario, Silex, Madrid.
  • Relaño, A., 2016, “Cuando Cibeles era atlética y Neptuno madridista”, ElPais.es 29/02/2016. Disponible en: http://deportes.elpais.com/deportes/2016/02/28/actualidad/1456658916_234664.html (28/03/2017)
  • Rodríguez Albarrán, E., 1986, La Cibeles y Neptuno vinieron de Montesclaros, Editorial Ilustrada, Madrid.
  • Ruiz, F., 2004, “El gran tour de los jóvenes aristócratas”, culturaclasica.com. Disponible en: http://www.culturaclasica.com/nuntii2004/enero/grand_tour.htm (28/03/2017)

Nicolás Soriano Ballesteros

Licenciado en Historia y en Humanidades por la Universidad de Huelva, finalizando actualmente Máster en Historia y Ciencias de la Antigüedad por la UCM y UAM de Madrid (itinerario Roma Antigua, interesado en Religión Romana) Profesor particular y explicador de la Historia,fotógrafo y viajero por afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *