Los misteriosos ídolos prehistóricos

Hoy vamos a entrevistar a alguien muy especial. Tengo a mi lado a Lanza Afilada, de la tribu de los mentes-simbólicas.

-Dime, Lanza Afilada, ¿qué es lo que llevas colgado al cuello?

-Lo voy a contar de manera que no nos den dos lunas llenas… Se acerca la época de la caza y quiero un animal grande, quizás un mamut lanudo para pasar las jornadas más duras del invierno. Mi compañera, Manos Ligeras, sabe como abastecer el cuerpo y el espíritu. La otra noche me vio preocupado porque voy a salir a cazar y es peligroso. Me anima el hecho de que me acompañan mi hermano, Ojos de Halcón,  y sus animados amigos. Ella pensó que sería buena idea que la Madre Tierra me bendijera  y me ayudara en mi tarea. Entonces recogimos unas flores y las pusimos junto al ídolo que me dio mi padre el día que me inicié como hombre. La caza nos fue favorable. A partir de ése día, siempre  llevo el ídolo colgado del cuello.

Ésta podría ser una respuesta aproximada a la necesidad de crear los amuletos a los que nos referiremos en adelante.

“Figuritas” contra el miedo

Desde el principio de los tiempos, el ser humano se enfrentó a las inclemencias meteorológicas, a las  estrecheces debidas a la falta de comida y a un medio hostil. Situaciones muy difíciles, sin duda… ¡Y todo esto sin ayuda! Y a ver quien es el guapo que no ha tropezado dos veces en la misma piedra… o tres. Ciertas situaciones producen miedoincertidumbre, inquietud

La necesidad de expresar estos temores se canalizó inventando un mundo paralelo al mundo exterior, plagado de símbolos, con un lenguaje especial, a modo de Matrix (1). Se trataba de crear una esfera que aseguraba la integración del hombre en su mundo, acompañado de un lenguaje que todo el mundo podía entender: el “arte mágico” (2). Es en este ambiente en el que surgió la magia (3) y los ídolos que la representaban.

Curvas y más curvas

Venus paleolíticas, ídolos

Cómo sería una mujer a partir del modelo de las Venus paleolíticas. Fuente

¿Qué pinta tendrían estos ídolos? Los más divulgados son unas figurillas de exuberantes formas femeninas (4), de pequeñas dimensiones, llamadas venus. Estas representaciones se han encontrado a lo largo de toda Europa; desde Francia, pasando por Italia hasta llegar a Rusia. La venus de Brassempoui, la de Willendorf, incluso algunas en Siberia…

La proliferación de estas estatuillas nos habla de un culto femenino, de un posible matriarcado, o más bien la capacidad creadora de las mujeres: la fertilidad. Lo curioso es que no se han encontrado enterradas, ni como ofrendas en ajuares funerarios. El pequeño tamaño nos habla, más bien, de la posibilidad de que fueran transportadas, o que estuvieran expuestas a la vista de todos.

¿Diosas de la fertilidad? ¿Guardianas del hogar? ¿Portadoras de buenos augurios? La lluvia de dudas sobre simbología del arte prehistórico se mantiene en nuestros días presente. Todavía carecemos de las páginas amarillas para interpretarla.

Ídolos de grandes ojos…

Con la llegada del sedentarismo, de una vida más estable y la generalización y uso de ciertos metales, como el cobre, la sociedad adquiere mayor complejidad, y la religión no iba a ser menos. Encontramos una mayor especialización en la elaboración de estos ídolos. Transformaron las figurillas en algo sencillo, pero lleno de significado.

Mantienen las pequeñas dimensiones por motivos prácticos, ya que los llevaban colgados del cuello, tomando como referente el triángulo, que simbolizaría la figura femenina. A veces, se enfrenta a otro triángulo invertido: simboliza al hombre. Una unión que formarían un solo ente…

Talismanes para buscar pareja 

ídolos

Foto del ídolo calcolítico que llevo colgado al cuello. Fuente

Los jefes tribales, probablemente, llevaban a la vista collares con estos ídolos para cerrar importantes tratos sobre cuestiones esenciales para el grupo. Quizá a veces fueran asuntos difíciles de conseguir como: trigo, avena, cobre, e incluso derechos de paso sobre un territorio concreto.

Estos tratos, que se producían entre estos jefes, podían englobar a su vez uniones matrimoniales. Tu niño me gusta para mi niña. Al estar unidos dos clanes  en igualdad de condiciones estaban “autorizados” a colgarse del cuello tales ídolos. Con ello crecía su influencia sobre el resto de la población… en ésta vida y en la otra, ya que sólo unos pocos han aparecido enterrados con ellos. En otras palabras, la religión abarcaba todos los ámbitos de la vida, incluso en la muerte, donde estos ídolos se convirtieron en “guardianes del más allá“. “Ojos custodios” para asegurar el control sobre ellos después del último aliento de vida. Lo cierto es que identificaban a unos pocos privilegiados, ya fueran líderes políticos o líderes religiosos. ¡Yo llevo uno al cuello! Es mucha la responsabilidad… Pero eso es algo que vosotros sabéis igual que yo.


Referencias

(1) Se entendería como los primeros vestigios de “religión” en la Prehistoria, para la que estaría ligada a la magia.

(2) Aquí muchos de los ritos tenían lugar por mediación de los chamanes y chamanas que, haciendo uso de ciertas sustancias, abrían el portal a ese mundo paralelo.

(3) Mediante la magia también se mantiene una relación de dependencia.

 (4) Según la RAE:

En primer lugar la definen como: “f. Representación plástica de la diosa Venus.”, aunque en este caso sería la representación de la Madre Tierra.

En segundo lugar: “f. Cada una de las estatuillas prehistóricas femeninas elaboradas en piedra, marfil o hueso.”.

Y por último: “f. Mujer muy hermosa.”.

Desde el punto de vista de la arqueología nos da otra definición: “son estatuillas femeninas de hueso, asta, marfil, piedra, terracota y de madera, datadas en el Paleolítico. Estas esculturas tienen tamaños modestos, hasta diminutos, oscilando entre los 4 y los 25 centímetros, con algunas de sus partes anatómicas exageradas”


Bibliografía

  • Gimbutas, M., 1996, El lenguaje de la diosa, Grupo editorial Asturiano, Madrid.
  • Gimbutas, M., 1976, Dioses y Diosas de la Vieja Europa, University of California Press, Berkeley, California.
  • Leroi-Gourhan, A., 1987, Las religiones de la Prehistoria, Editorial Lerna, Barcelona.
  • Pascual Benito J. L., 1998, Utillaje óseo, adornos e ídolos Neolíticos Valencianos, Diputación provincial Valencia,Valencia.
  • Quirós Ramón, M. J., 2015, Centinelas en el último sueño, Trabajo Final de Máster, Universidad de Alicante
  • Soler Díaz, J. A, 2002, Cuevas de Inhumación Múltiple en la Comunidad Valenciana, vol. I, Real Academia de la Historia, Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *