¡Feliz no cumpleaños Jesucristo! Las mentiras sobre la Navidad que nunca te han contado

Hoy es un día muy especial en nuestro calendario en el que realizamos todo tipo de acciones inusuales: comemos polvorones, cantamos villancicos, hacemos como que sabemos tocar la zambomba, cenamos en familia… Hacemos todas estas cosas porque: “¡esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, saca la bota María que me voy a emborrachar!”.

Así es, hoy nace Dios, bueno exactamente Jesucristo, su hijo, que a la vez también es Dios; parece un poco lioso, pero es lo que tiene el dogma de la Santísima Trinidad y lo que tienen todos los dogmas, que hay creérselos tal cual, sin buscarle la lógica (1).

Jesús, Dios hecho hombre, nació esta noche (Navidad), 25 de diciembre y como es hermano y salvador de toda la Humanidad, pues aprovechamos para celebrarlo por todo lo alto y acompañarlo en su 2016 cumpleaños. Pero nunca te has preguntado ¿cómo sabrán que hoy nació Jesucristo? ¿Y si vivimos engañados?

25 de diciembre ¿fun, fun, fun?

zeitgeist

De acuerdo con el polémico documental de Zeitgeist, supuestas divinidades nacidas en 25 de diciembre, Navidad. Fuente

En estas fechas tan bonitas y señaladas una macabra fotografía invade las redes sociales, donde se afirma que toda una serie de dioses nacieron en esta misma fecha; como si quisieran estropearte a ti, la ilusión que te hacen estas fiestas… Ni que decir tiene que esta fotografía es más falsa que “Bárcenas haciendo la declaración de la renta” (2). Todos damos por supuesto que Jesucristo sí que nació un 25 de diciembre, al menos eso nos dice la tradición. La historia dice otra cosa.

Se desconoce el día exacto en que nació Jesús (3), pero sí se sabe que la elección del 25 de diciembre fue arbitraria y consciente por el Papa Liberio (354 d.C.), ya que esta fecha era muy importante para los romanos: el día del natalicio del Sol Invicto, en relación con el solsticio de invierno (4), momento a partir del cual, los días comenzaban a ser más largos. Pero había más fiestas importantes alrededor de ese día, como las saturnalia (5), cuando “casualmente” también se celebraban banquetes y se realizaban regalos; y la fecha del nacimiento del dios Mitra, un dios que guarda muchas similitudes con Cristo y con el que pudo existir competencia (6).

Con la elección de esta fecha como Navidad, el “travieso” Papa pretendía “cristianizar” una fecha importante para los paganos, lo que obligaba a los recién convertidos a la fe cristiana a olvidarse del paganismo y adorar el nacimiento del mesías.

¡Vivimos engañados! No vivimos en el año 2016

peter_paul_rubens_massacre_of_the_innocents1

La Masacre de los Inocentes por Rubens. Esta supuesta matanza (de la que no existe evidencia histórica) se rememora el día 28 de diciembre: “Día de los Santos Inocentes”.  Fuente

Estamos en el 2016 d.C. (después de Cristo) ya que el nacimiento de Cristo marcó el inicio de una nueva forma de contar los años, la era cristiana, período que, lógicamente, comenzó 9 meses después de que la paloma visitara a la Virgen María.  Si cogemos la Biblia que nos regalaron para la comunión, podremos comprobar que los evangelistas afirman que Jesús nació en los días de Herodes I “el Grande” (7); hasta aquí todo normal.

El problema llega cuando observamos que este señor murió en el año 4 a.C. (antes de Cristo) y Jesús, en teoría, nació en el año 1 (8); aquí huele a “gato encerrado”. Aparte, los evangelistas también confirman que pasó algún tiempo entre el nacimiento de Jesús y la supuesta Matanza de Inocentes (todos los menores de 2 años) (9) ordenada por este sanguinario monarca (10).

Por ello, podemos afirmar que Jesucristo nacería en torno al año 5 o 6 a.C. (11), por lo que de aquí a unos días celebraríamos el Feliz Año 2022 o 2023. Pero… ¿a qué se debe este desliz?

Madre mía Dionisio la que has liado…

Era una cálida tarde de verano de principios del siglo VI d.C. Desde hacía muchos años existía una pequeña rencilla entre la Iglesia de Roma y la de Alejandría (12), ya que no se ponían de acuerdo con la fecha en la que tenía que celebrarse la Pascua (13).

El Papa de Roma, Juan I (para los amigos Juan “palito”) estaba cansado de discutir con este asunto, por lo que llamó a un monje experto, matemático, llamado Dionisio “el Exiguo” (“el Pequeño”). No conocemos exactamente cuál fue la conversación entre ambos, pero podríamos imaginarnos algo así:

-¡Ey, Dioni! ¿cómo vas?

-Aquí estoy, traduciendo obras del griego al latín… Ya ves… Las tardes en el monasterio se me hacen eternas.

– Pues tengo un trabajo divino para ti… ¡y nunca mejor dicho! ¿Sabes lo de las “peleillas” con la Iglesia de Alejandría? ¿no?

– Sí, sí… me lo cuentas todas las semanas. Eres un poco pesado con el tema.

– Por eso tienes que ayudarme, Dioni. Estoy desesperado. Esto tiene que terminar. Necesito que estudies y determines la fecha exacta de la Pascua.

– Como quieras… con tal de que no me llames más veces…

dionisio_exiguo

Icono de Dionisio el Exiguo. Fuente

El monje Dionisio aceptó el trabajo papal y comenzó a estudiar la forma en la que se habían computado los años en el pasado. Fue entonces cuando tuvo una idea maravillosa: ¿por qué iban a tener los cristianos que contabilizar los años basándose en el reinado de un emperador pagano pudiendo inventarse un calendario nuevo en base al día y al año en que nació Jesucristo? Y sin pensárselo dos veces, así lo hizo.

Cierto es que la creación de dicho calendario no fue tarea fácil, como diría M. Rajoy: “la tarea de Dionisio, no era cosa menor, o dicho de otra forma, era cosa mayor”, ya que tenía que ajustar diferentes tipos de calendarios (14). Con este nuevo calendario todos los cristianos estarían felices y acabarían las rencillas sobre la fecha de la Pascua (15).

De esta forma, el monje fijó la fecha de nacimiento de Jesús un 25 de diciembre (según la tradición) del año 753 de la fundación de la ciudad de Roma. El problema es que Herodes había muerto en el año 750 desde la fundación de Roma y cómo Jesús vivió en tiempos de este monarca, debió nacer en torno al 748 o 749 de la fundación de Roma. Para algunos, el monje no se percató de sus errores, para otros, puede que lo hiciera “sin querer queriendo” debido a la simbología que esta fecha poseía (16).

Típico de Navidad: Unos reyes magos y un pesebre en Belén

Ya sabemos que Jesús no nació en Navidad, el 25 de diciembre del año 1, como establece la leyenda. También se cuenta que Jesús de Nazaret nació en un portal en Belén y fue adorado por tres Reyes Magos de Oriente guiados por una estrella (17). Pues nuevamente estamos ante mitos infundados: ni hubo estrella, ni hubo magos, ni fue en Belén.

portal-de-belen

Belenismo. Típico Portal de Belén o Nacimiento. Representación plástica de la natividad de Jesucristo que se expone durante las fiestas de Navidad . Fuente

Un fenómeno astrológico inusual (como sería esta estrella) hubiera sido recogido por las crónicas de la época, cosa que no ocurre. Respecto a los Tres Reyes Magos de Oriente, en ningún momento el relato bíblico de Mateo menciona ni que fueran reyes (18), ni que fueran tres (19), ni que uno fuera negro (Baltasar) (20). Además, teniendo en cuenta la paranoia de Herodes (asesinó a su mujer y a tres de sus hijos) es poco probable que permitiera que unos monarcas extranjeros pasaran a sus anchas por su reino. Para rematar, la propia Virgen María, en algunos relatos recogidos por la Biblia, desconoce que el nacimiento de su hijo hubiera supuesto un evento glorioso (21); la pobre mujer no se enteró de nada.

Bueno pero ¿por qué no nació Jesús de Nazaret en un portal de Belén? Porque nació en Nazaret. Su propio apodo lo delata, Jesús el Nazareno (22), teniendo en cuenta que Jesús en esa época era un nombre muy común (23), le pusieron el apodo de su lugar de nacimiento. El propio san Lucas que menciona que nació en Belén, sabía que esa afirmación era falsa, pero estableció aquí su origen para que se cumplieran las leyendas proféticas (24): un descendiente de David (el que mató a “pedrada limpia” a Goliat), nacido en Belén liberará Israel (25).

Pero queridos lectores no os desesperéis, indiferentemente de que ese día celebremos el “Cumpleaños o No Cumpleaños” de Jesucristo, en Navidad, es un día especial en nuestro calendario, es una fecha emotiva y llena de amor, cuando nos reencontramos con nuestra familia y seres queridos, disfrutamos de unas merecidas vacaciones y seguro que, si os habéis portado bien, los tres Reyes o Reinas Magas (jamás te lo perdonaré, Carmena) nos traerán un bonito regalo, esperemos que de oro; porque el incienso y la mirra no lucen tanto.


Referencias

(1) “Cristo es completamente divino y completamente humano al mismo tiempo”. Según la doctrina de la Santísima Trinidad Dios es tres personas -Padre, Hijo y Espíritu Santo- distintas en número pero en sustancia idénticas; Ehrman, 2009, p.22.

(2) Esta imagen carece de cualquier fundamento histórico y mama de las ideas de un polémico documental titulado Zeitgeist (2007), dirigido por Peter Joseph. No obstante, dos de las divinidades presentes, Jesucristo y Mitra sí que comparten fecha de nacimiento, además de otros elementos de culto y liturgia.

(3) Unos apuntan a primavera y otros a otoño; en lugar del día de Navidad (25 diciembre).

(4) 21 de diciembre, cuando tiene lugar la noche más larga del año. A partir de ese momento, el Sol y el día comienzan a ganarle tiempo a la oscuridad de la noche. Esto influye en la elección de Navidad en ese día.

(5) En honor al dios romano de la agricultura, Saturno, del que toman su nombre. Se celebraban entre el día 17 al 23 de diciembre, aunque con el tiempo, le añadieron más días.

(6) Al respecto, véase Montalbán López, 2015.

(7) Lc, 2.1 y Mt. 2.1.

(8) En el año 27 del principado de Augusto (en torno al 4 a.C.).

(9) Mt. 2. 16-18.

(10) De acuerdo con el Nuevo Testamento, Herodes ordenó matar a todos los menores de dos años de Belén para asegurarse que Jesús, el anunciado Mesías, fuera asesinado; Mt. 2. 16-18. No obstante, parece que esta matanza no tuvo lugar, ya que, Flavio Josefo, un escritor judío vital para comprender la Palestina del siglo I d.C., que describe los últimos años del gobierno de Herodes, lo califica de cruel y tirano, pero no se menciona nada al respecto de la masacre; Piñero, 2014, p. 62.

(11) Las dos principales sedes de la Iglesia cristiana: sede occidental en Roma, y sede oriental en Alejandría.

(12) Piñero, 2013, p. 23.

(13) La Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

(14) Con ellos nos referimos al calendario lunar (judío), al calendario solar (romano) y un calendario mixto luni-solar; Piñero, 2014, pp. 20-21

(15) No obstante, este nuevo calendario tardó casi tres siglos en asentarse. En el año 644 fue aceptado por la Iglesia de Inglaterra (Sínodo de Whitby); la Iglesia de Francia lo asumió en el 742 (Concilium Germanicum); más tarde, Hispania e Italia y Roma, donde se realizó el encargo del Exiguo, pero no se aceptó hasta bien entrado el siglo IX d.C.

(16) El número 7(00) + 27 + 27 era mucho más simbólico para determinar un hito tan importante como la llegada de Dios al mundo. El número 7 ha sido relacionado con lo santo y con propiedades mágicas desde Babilonia. Por su parte, el número 27, al formarse por la multiplicación de 3 por 9, tiene un papel vital en la Antigüedad dentro de la forma de explicar el mundo; Piñero, 2014, p. 22.

(17) Mt. 2, 1-12.

(18) El relato de san Mateo habla de unos magos (astrólogos) de oriente, no de reyes.

(19) Probablemente la elección de este número se deba a que se habla de tres regalos: oro, incienso y mirra; por ello, se interpretaría que cada uno de los regalos sería entregado por uno de los asistentes. Es más, incluso en algunas representaciones de la Baja Edad Media, aparecen hasta 2, 4 o hasta 12 magos adorando al niño Jesús.

(20) La representación de uno de los magos de raza negroide surge a partir del siglo XIV, quizás por dar un mayor grado de universalidad a la religión cristiana, donde todas las razas podrían encontrar la salvación a través de Cristo.

(21) Mc., 3, 31-35 y Mt., 2, 1-12.

(22) Juan, 18, 5-7.

(23) Aslan, 2014, p. 60 y Piñero, 2013, p. 23.

(24) Aslan, 2014, pp. 59-67.

(25) Miqueas, 5, 2: “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad”. 


Bibliografía

  • Acharya, S. y Murdock, D. M., 2011, The Origins of Christianity and the Quest for the Historical Jesus Christ, Stellar, Seattle.
  • Alvar, J. y Martínez Maza, C., 1997, “Transferencias entre los misterios y el cristianismo: problemas y tendencias”, Antigüedad y cristianismo: monografías históricas sobre la Antigüedad Tardía, nº 14, pp. 47-60.
  • Alvar, J. et al., 1995, Cristianismo primitivo y religiones mistéricas, Cátedra, Madrid.
  • Aslan, R., 2014, El Zelote. La vida y época de Jesús de Nazaret, Indicios, Barcelona.
  • Cummont, F., 1987, Las religiones orientales y el paganismo romano, Akal, Madrid.
  • Elíade, M., 1999, Historia de las Creencias y las Ideas Religiosas. De Gautama Buda al triunfo del cristianismo, Vol. II, Paidós, Barcelona.
  • Ehrman, B. D., 2009, Cristianismos perdidos. Los credos proscritos del Nuevo Testamento, Ares y Martes, Barcelona.
  • Grau-Dieckmann, P., 2002, “Una iconografía polémica: los Magos de Oriente”, Mirabilia, nº 2, pp. 102-123.
  • Herrera, M. T., 1982, “Historia de los Reyes Magos”, Helmántica, vol. 33, nº 100-102, pp. 5-88.
  • Hijmans, S., 2003, “Sol Invictus, the Winter solstice and the origins of Chritsmas”, Mouseion, nº 43, vol. 3, pp. 377-398.
  • Martínez Maza, C., 2000, Carmen contra paganos. Edición, traducción y comentario histórico, Universidad de Huelva, Huelva.
  • Montalbán López, R., 2015, “¡Feliz cumpleaños Jesucristo, felicidades Mitra! Analogías entre el cristianismo y el mitraísmo”, Témpora Magazine de Historia. Disponible en http://www.temporamagazine.com/feliz-cumpleanos-jesucristo-felicidades-mitra-analogias-entre-el-cristianismo-y-el-mitraismo/ [24/12/2016]
  • Payam N., 2005, The Mysteries of Mithras. The pagan belief that shaped the Christian World, Inner Traditions, Rochester.
  • Piñero, A., 2014, Año I. Israel y su mundo cuando nació Jesús, Laberinto, Madrid.
  • Piñero, A., 2013, Los cristianismos derrotados ¿cuál fue el pensamiento de los primeros cristianos heréticos y heterodoxos?, Edaf, Madrid.
  • Rüpke, J., 2007, A companion to Roman Religion, Oxford, Blackwell.
  • Schönborn, C., 2000, Navidad, mito y realidad, Edicep, Valencia.
  • Turcan, R., 1993, Mithra et le mithriacisme, Les Belles Lettres, París.
 

Rubén Montalbán López

Director de este ambicioso proyecto. Graduado en Geografía e Historia por la Universidad de Jaén y Máster en Historia y Ciencias de la Antigüedad por la UCM y UAM. Interesado en la Historia de las Religiones, en especial, en épocas de conflictos religiosos, y apasionado de la Historia Social, debemos dar voz a los Sin Voz.

3 Comments:

  1. Pingback: ¡Feliz no cumpleaños Jesucristo! Las mentiras sobre la Navidad que nunca te contaron

  2. Saturno no era el dios de la agricultura, sino que era el padre de la primera generación de dioses olímpicos, era un dios equivalente al Cronos (tiempo) griego, y sus hijos eran: Júpiter, Neptuno, Ceres, Vesta, Plutón y Juno.
    Corrige el fallo, por favor.

    • En su origen, Saturno era una deidad de las cosechas y la agricultura, con el tiempo se acabó asimilando al Cronos griego. Del mismo modo, me temo que estás mezclando a Chronos (personificación griega del tiempo) con Cronos, el titán primigenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *