¿Qué tiene que ver el juego de la oca con los Templarios y con el Camino de Santiago?

Hace unos pocos años, cuando éramos unos renacuajos y todavía no había llegado a nuestras manos las tablets, los Smartphones y demás instrumentos táctiles, nos entreteníamos jugando de otra manera. ¿Te acuerdas de los juegos de mesa? Esos juegos que siempre te regalaban en reyes porque sabían que eran acierto seguro. Pues sí, unos juegos que nos han hecho pasar ratos maravillosos. En este artículo vamos a hablar del origen del juego de la oca, porque aunque no te lo creas, todo tiene su historia, y este juego no va a ser menos. Además,  es posible que  jamás hayas imaginado lo místico y lo oculto que esconden sus casillas. Te recomendamos que no dejes de leer este artículo porque cuando acabes es posible que te replantees algunas cosas, o como dice el refrán: “a la cama no te irás sin saber una cosa más”.

Un origen controvertido

Precedente del juego de la oca

Lado A del disco de Phaistos. Fuente

Sabemos que los juegos, en general, han estado presentes desde las antiguas civilizaciones como Ur, Uruk, Mesopotamia, Egipto, etc. Y deducimos que los seres humanos nos hemos aburrido mucho, ya que mediante estas actividades hemos pasado el tiempo muerto. Si buscamos cuál es el origen de este juego de la oca nos encontramos con tantas teorías como investigadores existen. Las teorías van desde un origen griego con el Disco de Phaistos, pasando por Egipto y el juego de la serpiente y llegando hasta el siglo XVI cuando Francisco I le regaló a Felipe II (rey de España) un juego de la oca (1).

Tras la lectura de muchas investigaciones nos quedamos con la que lo vincula al Camino de Santiago. Y te preguntarás, ¿qué tendrá que ver “de oca a oca y tiro porque me toca” con un camino de peregrinación? Pues sí, tiene un origen muy interesante y te lo vamos a descubrir.

Las cabezas pensantes

Los templarios (2) se consideran los creadores directos de este juego. La función de estas personas era proteger y defender a todos los cristianos que se dirigían a los lugares santos en peregrinación (Jerusalén, Roma y Santiago). Y el juego de la oca sería esa guía (nuestro actual GPS) que garantizaría la ida y vuelta del peregrino (3) sano y salvo (4). Podemos considerarlo como una guía o mensaje oculto sobre el camino francés cuyo objetivo es llegar a Santiago (5).

¿Los templarios recibieron algún tipo de ayuda para idear esta guía? Por supuesto que sí, ¿a que no imaginas quienes les ayudaron? Los mismos maestros canteros que realizaron marcas secretas en las catedrales y otras obras que construían. Estos tallaban símbolos como el caracol o la pata de la oca, casualmente ambas inscripciones recogidas en el alfabeto de los templarios. Y casualmente elementos que se encuentran en el juego: la espiral de caracol la vemos en las casillas que representa el laberinto (6).

Así pues, los templarios compartían los mensajes ocultos con el gremio de los constructores, quienes realizaban las catedrales, puentes, cementerios, etc. Símbolos y marcas que a día de hoy, prácticamente, han desaparecido. Llegados a este punto te preguntarás si los peregrinos eran conocedores de estos símbolos. Pues la respuesta es no. Sólo eran conocedores los caballeros de la Orden y los canteros. Estos eran los únicos que sabían de la existencia del jeroglífico. Para ello los templarios tenían que memorizarlo para que no se les olvidase, convirtiéndose en una guía del camino.

Organización del jeroglífico: el juego de la oca

juego de la oca

Le Jeu Royal de l´Oie. British Museum. Fuente

A la Orden del Temple le gustaba los mensajes en clave, que solo algunos de los miembros eran capaces de descifrar. Así pues, la concha se ha identificado con el primer tablero de la oca. El tablero tiene un total de 63 casillas. Por tanto, el viaje de ida serían las 32 las primeras casillas iniciales, que representan las 32 etapas del camino. El viaje de vuelta se identifica desde la casilla 33 hasta la 63. Por ello se trata de una guía sobre la ida y vuelta del camino de Santiago. Alertando sobre algunas ventajas y peligros, así como la importancia que tiene el azar y la suerte en la vida terrenal.

Y si hemos hecho el camino podemos identificar las cosas que aparecen en el juego… Por ejemplo: las posadas se identifican con los albergues; las ocas eran el símbolo de la sabiduría y eran los lugares seguros donde los peregrinos podían encontrar refugio; el pozo un lugar inseguro; el laberinto, las pérdidas físicas; la casilla de la muerte es Santiago; y la última gran oca es Finisterre (fin del mundo/ final del camino).

La Oca: animal simbólico

La oca es un animal con mucho simbolismo. Es voladora, terrestre y acuática. Por tanto, domina en los tres elementos. Le falta el fuego… Y este elemento es el que tiene que alcanzar el peregrino durante el camino (7).

¿Y por qué un juego tan visual? ¡Muy fácil! No debemos olvidar que la mayoría de los canteros y los militares de la Orden no sabían leer ni escribir. El tablero es una forma de distribuir la información de manera simbólica para facilitar su recuerdo.

Finiquitando

Debido a la escasa información existente, son pocos los datos que se pueden aportar sobre este tema. La mayoría de los investigadores coinciden en que los templarios tenían entre sus misiones la salvaguarda de los peregrinos por toda Europa hasta Santiago. Así pues, sólo ellos serían los conocedores de los peligros que ocultaban el Camino y que aparecían en el juego de la oca. Y los peregrinos eran esos caminantes que trascurrían entre los feudos y los diferentes reinos refugiándose en iglesias, monasterios, etc. Y su única vía de comunicación era la transmisión oral para localizar los caminos adecuados.

Así pues, si algún día decidimos desempolvar el tablero, y volvemos a agitar con fuerza los dados para que nos ayuden a avanzar en las ocas y los puentes, no debemos olvidarnos de su origen, su historia y su importancia en la Edad Media.


Referencias

(1) Llagostera Cuenca, 2011, pp. 305-330.

(2) Fueron una orden militar cristiana de la Edad Media. Las fuentes estiman su creación hacia el año 1118 y estuvo activa durante dos siglos aproximadamente. Al principio sólo protegían Jerusalén y luego fue ampliándose hasta Santiago de Compostela.

(3) Entendiendo como peregrino a esa persona forastera o extranjera que anda por tierras ajenas, alejada de su casa y de su familia. La peregrinación designa a ese viaje individual o colectivo hacia un lugar santo, bien por motivos religiosos, de devoción espiritual, etc. García de Cortázar, 1993, pp. 11-30.

(4) No debemos olvidar las batallas y conflictos contra los musulmanes y los peligros que existían en estos senderos.

(5) Miranda Zaragoza, 2003.

(6) García de la Riva, 2010, pp. 68-71.

(7) Martínez Vázquez de Praga, 2008.

(8) Rupérez Padrón y García Déniz, 2001, pp. 37-49


Bibliografía

  • García de Cortázar, J.A., 1993, “El hombre medieval como <<homo viator>>: peregrinos y viajeros”, IV Semana de estudios medievales, pp. 11-30 [En línea]. Disponible en https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=554277 [30 de agosto 2017].
  • García de la Riva, J., 2010, “La Oca, un juego con misterio”, Belezos: Revista de cultura popular y tradiciones de La Rioja, nº 14, pp. 68-71.
  • Llagostera Cuenca, E., 2011, “El ocio en la antigüedad. Juegos del mundo”, Espacio, tiempo y forma. Serie II Historia Antigua, nº 24, pp. 305-330.
  • Martínez Vázquez de Praga, Mª. J., 2008, Juego, financiación y simbolismo: el tablero de la oca, España, 451 Editores.
  • Miranda Zaragoza, R., 2003, “Los misterios del juego de la oca y de las catedrales” [En línea] Disponible en http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/escenarios/misterios-juego-oca-catedrales_87310.html [28 de agosto 2017].
  • Rupérez Padrón, J.A. y García Déniz, M., 2001, “El juego de la oca. Historia de un juego y sus posibilidades”, Uno: Revista de didáctica de las matemáticas, nº 26, pp. 37-49.

Amelia Agea

Licenciada en Historia del Arte. Máster en Arquitectura y Patrimonio Histórico. Soy una apasionada del patrimonio (la relación entre el pasado y presente). Me interesa la historia de la arquitectura y sus intervenciones, los cambios urbanísticos, la historia de las mujeres... "No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños" Cicerón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *