Los “maños” provocaron que el año empiece el 1 de enero

Qué gran momento es la celebración de Año Nuevo: estar en familia, ver a los amigos, disfrutar de la comida, tomarse una copa, buena música, un chupito por aquí, bailar, tomarse otra copa, reír, otro chupito por allá, otra copa más… y los churros con chocolate, claro. Todo un ritual con el que festejar el nuevo año.

Pero centrémonos en el objetivo de este artículo: por qué empezamos el año el 1 de enero. Esto no siempre ha sido así, y para poder entenderlo hay que remontarse a los inicios de Roma. Por aquel entonces el calendario era algo distinto al nuestro y, a decir verdad, bastante caótico.

El caótico calendario romano

El calendario romano primigenio tenía solo diez meses. El año empezaba en marzo y acababa en diciembre. He aquí un dato interesante que sorprenderá a muchos: parte de este calendario se ha conservado hasta nuestros días, pues a él debemos los meses de septiembre a diciembre, ya que su nombre proviene de la posición que ocupaban en el calendario. Literalmente, eran los meses 7, 8, 9, y 10: septiembre (septem = siete), octubre (octo = ocho), noviembre (novem = nueve) y diciembre (decem = diez).

Esta forma de dividir el tiempo provocaba bastantes problemas y desajustes con el paso del tiempo, así que se hizo necesaria la introducción de dos meses más, los números 11 y 12: enero y febrero. Aunque no sabemos muy bien quien añade estos meses, lo cierto es que para época republicana ya son doce (1). Así pues, el año empezaba en marzo y terminaba en febrero.

Busto de Marte

Busto de Marte. Museo Nazionale Romano, Roma. Fuente

A continuación, habría que distinguir el año civil del año consular. El año civil (nuestro año normal de 12 meses) comenzaba el 1 de marzo, y el año consular (el período en el que los cónsules ejercían su poder) empezaba el 15 de marzo(2). Marzo era el primer mes del año porque es cuando tiene lugar el equinoccio de primavera, cuando acaba el invierno y renace la vida. Es por eso que estaba dedicado al dios Marte, de ahí el nombre del mes, Martius, en latín. Marte, en un comienzo, era una divinidad agrícola a quien, más tarde, se le atribuyó la faceta de dios de la guerra. Esto está relacionado también con el hecho de que en primavera, con el inicio del buen tiempo, es cuando comienzan las campañas militares.

Una vez expuesta esta parte sobre el calendario romano, toca explicar por qué cambiaron el inicio de año del 1 de marzo al 1 de enero. Y es ahora cuando entran en juego los maños.

Las Guerras Celtíberas de los maños

En Hispania, diversos pueblos se habían estado rebelando contra los romanos. En 153 a. C., en plenas Guerras Celtíberas, Segeda (una ciudad prerromana situada en la actual Comarca de Calatayud, Zaragoza) amplía su muralla. Roma –que estaba deseando tener cualquier excusa para meter mano- lo interpretó como una ruptura del pacto de paz que tenían en esa zona, y con ese pretexto envió tropas a sofocar las revueltas para poder conquistar la Celtiberia de una vez por todas –los pobres no sabían que aún les costaría más de 130 años conquistar toda Hispania-.

Era deber de los cónsules, como cabezas militares del ejército, el reclutamiento y asignación de las legiones (3). Pero hay que tener presente el tiempo que se tarda en preparar al ejército y el tiempo necesario para llegar de Roma a Hispania –porque, aparte del barco, el único transporte disponible era el tren de San Fernando: un ratito a pie y otro caminando-. Al nombrar los cónsules a mitad de marzo, todo ese tiempo necesario para preparar el ejército y para desplazarse a Hispania les habrían hecho llegar a finales de verano, desaprovechando el buen tiempo para la lucha.

Ubicación de Segeda y Numancia. "Antiguos" maños

Ubicación de Segeda y Numancia. Fuente

Cambiar el calendario para ganar la guerra

Así pues, la medida que se les ocurrió fue adelantar dos meses el nuevo año consular, y en lugar de nombrar los nuevos cónsules el 15 de marzo, los nombraron el 1 de enero (4). De esta forma, podrían prepararse durante el invierno, y estar listos justo al comenzar la primavera. Una vez que llegaron a Hispania, las tropas romanas se encontraron con que los habitantes de Segeda habían hecho alianzas con otros pueblos y se habían refugiado en Numancia. El resultado de los primeros enfrentamientos provocó la derrota de Roma, con la pérdida de 1 de cada 5 de sus soldados; los maños vencieron.

Lo cierto es que parece una medida exagerada que por una pequeña ciudad hispana se hiciera un cambio tan drástico. Y cuando algo es demasiado bonito para ser verdad, probablemente es que no lo sea. Quizá lo único que se hizo fue aprovechar esta situación para aplicar una idea ya extendida y pensada años atrás, debido a los grandes desajustes que provocaba su calendario.

Sea como fuere, para no entrar en debates que confundan al lector y que no refieren al objetivo de este artículo, lo que sí está claro es que debido las Guerras Celtíberas los romanos tuvieron que cambiar su calendario, adelantando el año consular. Años más tarde, Julio César llevó a cabo una gran reforma del calendario, en la que, entre otras medidas se establece, definitivamente, el 1 de enero como fecha para el comienzo del año. Al adelantar el año nuevo de marzo a enero, el resto de meses también se movieron dos posiciones. Es por eso que los meses de septiembre a diciembre conservan su nombre aunque ya no guarden relación con su posición en el calendario.

Calendario romano


Referencias

(1) Plutarco, por ejemplo, habla de que en tiempos de Romulo el calendario tenia 360 días, luego Numa hizo un calendario de 354 dias con un mes de ajuste tras febrero con 22 días, el mercedino, que se añadía cada dos años, y que fue él quien puso enero el primero -y de oídas añade que algunos creen que fue Numa quien añadió enero y febrero- (Plut., Numa, 18). Por otro lado, Censorino (XX, 2) dice que en el calendario heredado de época previa a Romulo el año era de 304 dias en 10 meses y no aclara muy bien quien puso los doce meses, si Tarquino u otro.

Por otro lado, Licinio Macro menciona a Romulo, Julio Gracano a Servio Tulio, Sempronio a los decemviri, Fulvio Nobilior y Varron a varios cónsules… y así otros autores. En cualquier caso, para cuando se producen las Guerras Celtibéricas, el calendario tiene ya tiene 12 meses .

(2) El-Azir, 2010

(3) Imperivm Romanvm, Imperio romano, Republica romana, 2005.

(4) Se discute si en esta fecha, 153 a. C., se adelantó también el año nuevo civil o si fue Julio César quien unificó ambos eventos con su reforma (en el año 45 a. C.); esta segunda opción es la más aceptada (Imperivm Romanvm, 2006). Pero para hacer honor a la verdad, hay que mencionar que existe quienes afirman incluso que desde el siglo V a. C. el 1 de enero ya marcaba el nuevo año civil (Histórico Digital), pese a que algunos autores de época romana, como Tito Livio (Per. 47, 15) o Casiodoro (Chron.), achaquen a las Guerras Celtíberas el cambio de fecha.


Bibliografía

Adrián Suárez Bedmar

Adrián, 25 años, almeriense. He estudiado el Grado en Arqueología por la Univ. Complutense de Madrid, así como el Máster de Profesorado en Educación Secundaria por la Univ. de Almería. Soy un enamorado de la Historia y la Arqueología (con mayúsculas). Siempre digo que playa, sol y amigos es todo lo que necesito. Mis mayores aficiones son viajar, hacer deporte y la gastronomía (bien sea comer o cocinar), pero también me gusta el cine y la lectura. "Un día dejarás este mundo atrás, así que vive una vida que recuerdes"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *