Mary “la acuchilladora”: a hachazos contra obras de arte como protesta a favor de la igualdad

Mary acuchillando. Montaje de Miriam González Rosco.

En 1914 Mary Richardson entró armada en la National Gallery para asestar varios hachazos a la Venus del espejo de Velázquez. Por ello se ganó el mote de “Slasher Mary” o Mary “la acuchilladora”. La mujer fue detenida al instante por la policía y fue encarcelada. Aunque no por ello dejó de lado su propósito, ya que buscaba el placer de cargarse un cuadro de Velázquez. Mary reivindicaba mediante esta llamativa protesta el derecho al voto femenino, siendo una integrante del movimiento sufragista británico.

El activismo femenino

El sufragio universal es uno de los grandes logros de las sociedades modernas. Aunque a día de hoy lo asumimos como normal, no hace mucho que las mujeres estaban restringidas en las urnas. ¡Y no digamos ya de participar en la política! El derecho al voto femenino en Inglaterra se empezó a hacer vigente a finales de la década de los 20s; sin embargo, no se consiguió de la noche a la mañana, ni sin levantar de gresca.

Las mujeres comenzaron a reivindicar sus derechos a través de movimientos como el sufragista. Este en principio estuvo muy relacionado con el movimiento abolicionista de Estados Unidos(1). Sin embargo, el sufragismo británico tuvo un carácter más osado que el estadounidense. Llevaron a cabo actos llamativos como incendios de edificios, huelgas de hambre, ataques contra ferrocarriles… ¡Estas mujeres no se andaban con tonterías! Entre las protestas más destacadas podemos recordar el curioso caso de Emily Davison. Esta activista se arrojó durante un Derby a un caballo, muriendo arrollada por el animal, que curiosamente era del rey.

La lucha por el voto en Inglaterra

En Inglaterra, la acción sufragista tuvo lugar especialmente a las puertas de la I Guerra Mundial. Este momento supuso un importante avance para las mujeres; a partir de entonces empezaron a ser más valoradas en la sociedad(2). La contienda significó una tregua para las protestas, y una oportunidad para las mujeres de demostrar su valía. Aprovecharon para presionar a los partidos políticos para cambiar esta situación, cosa que no tardó en llegar pocos años después.

El movimiento estaba integrado especialmente por mujeres de clase media burguesa. Sin embargo, también participaban trabajadoras de las fábricas, que tenían condiciones laborales realmente malas: trabajaban muchas horas y tenían un salario irrisorio. Se habían creado en Inglaterra  varias asociaciones de mujeres que luchaban por el voto femenino. Algunas de estas asociaciones estaban lideradas por la señora Pankhurts, destacada promotora de la lucha por la igualdad(3). La protagonista de nuestro relato formaba parte de estos círculos, llevando a cabo huelgas de hambre y actos de protesta. Sin embargo, su acción más destacada, y por la que ha sido recordada fue, sin duda, el ataque que llevó a cabo contra la idealizada imagen femenina de la Venus de Velázquez (4).

El hacha de cocina de Mary clavada en una espalda muy fina

Así fue amigos, nuestra protagonista, Mary, entró en el museo armada con un hacha, se acercó hacia la obra de Velázquez, rompió el cristal y “se lió a hachazos”. Pretendía la liberación de Pankhurts, que había sido detenida el año anterior. Parece ser que había sido condenada por incitar a otras mujeres al vandalismo. En reacción se había declarado en huelga de hambre. Aunque se le fue de las manos dañando seriamente su salud, teniendo que ser alimentada por sonda. Encima, su alimentación forzada no fue un suceso aislado, muchísimas mujeres inglesas también se vieron en una situación similar.

Volviendo al asunto del hachazo, hay que decir que no se puede considerar este ataque sobre la Venus como fruto del azar; la National Gallery está repleta de importantísimos cuadros… ¿por qué atacar este? La respuesta parece ser obvia: por lo que representa. Dejando de lado el hecho de que fuera adquirida por una cifra desorbitada (5); la imagen que el cuadro presenta del estereotipo de mujer, suponía para Mary una muestra de la imagen femenina con la que no estaba de acuerdo. Por eso este cuadro era perfecto para ser rajado. Era era un ejemplo de como a lo largo de la historia se ha hecho un mal uso del papel de la mujer, a través de su imagen, menospreciando su importancia en la sociedad(6).

Protestando sí, pero con cuidado

Sin embargo, Mary “la acuchilladora” era amante del arte y conocedora de la obra de Velázquez. Fue por eso por lo que, sin duda, realizo esta protesta con conocimiento de causa. A pesar del ataque, realmente no produjo en la pintura un daño irreparable. Ya que estaba ¿qué le hubiera costado rematar la faena?

Realmente dio un paso más allá en las protestas sufragistas. No redujo su actuación simplemente a actos vandálicos o a causar destrozos materiales, sino que procuró remover conciencias. A pesar de todo, el hacha de cocina dejo su huella en la espalda y las caderas de Venus, causando serios daños(7).

Cirujía estética en el museo

Sin embargo, gracias a los trabajos de restauración, podemos contemplarla hoy sin darnos cuenta de las lesiones. Por ello ha quedado en el olvido la protesta reivindicativa de Mary. Sin embargo, por su osadía y visión de ver el mundo merece ser recordada. La verdad es que no fue el único cuadro que fue atacado en estos años, otras pinturas también fueron objetivo de las sufragistas británicas…


Referencias

(1) En el momento en que la esclavitud es abolida, las mujeres son conscientes de que a pesar de ser todos los hombres iguales independientemente de su raza, las mujeres continúan siendo marginadas dentro de la sociedad. Por lo tanto el sufragismo toma un carácter más individualista y centrado en su causa a favor de la igualdad de géneros. Van Epp Salazar, 2006, p. 62.

(2) Debido al gran número de hombres que partieron hacia la guerra, las mujeres comenzaron a ocupar puestos en la sociedad que antes eran impensables para ellas, situación que se consolidó durante la II Guerra Mundial.

(3) Algunas de las asociaciones de mujeres más destacadas fueron la “Women´s Franchise League” y la “Women´s Social and Political Union” o “WSPU”, ambas lideradas por Pankhurts.

(4) Se trata de una obra barroca  del siglo XVII pintada en los últimos años de vida de Velázquez. Es un cuadro mitológico que representa a la diosa Venus (diosa romana de la belleza y la fertilidad) con su hijo Cupido. Como es habitual en la obra de Velázquez, se trata la escena de forma mundana y cotidiana, aunque en ella se aprecian características propias de la pintura Barroca, como la teatralidad de la escena (reflejado en el cortinaje que envuelve la imagen principal) o el juego visual que plantea al espectador (a través del  reflejo del espejo).

(5) 45.000 libras, que en aquel entonces era mucho dinero.

(6) Parece ser que a Mary no le gustaba la forma en que los hombres miraban este cuadro en la galería, además tras su detención hizo las siguientes declaraciones:

“He intentado destrozar la pintura de la mujer más bella del pasado mitológico como protesta contra los actos de gobierno que están destrozando a la persona más bella de la historia moderna, Mrs. Pankhurts”

“La justicia puede ser un elemento que posea tanta belleza como el color o la línea en el lienzo. Mrs. Pankhurts tan sólo busca justicia para las mujeres y esta siendo lentamente asesinada… La destrucción de esta imagen solo pone en evidencia lo que ellos están haciendo, además del embaucamiento moral y la hipocresía política

(7)La mayoría de los cortes fueron limpios, excepto un pequeño fragmento que no se pudo recuperar. Sin embargo, podemos decir que la restauración fue satisfactoria, llevada a cabo por Helmut Ruhemann, el director del departamento de restauración de la galería en aquel momento. La obra se sometió a una segunda intervención en los 60s, que consistió básicamente en trabajos de limpieza, que al margen de no ser del todo precisos, revelaron detalles sobre la realización del cuadro.  Prater, 2007, p .12.


Bibliografía

  • Clarck, T., 2001, Arte y propaganda en el siglo XX, Akal, Madrid.
  • García Peña, C., 2003, La Venus italiana de Velázquez, Universidad Complutense de Madrid, Madrid.
  • López Vega, A., 2014, 1914: el año que cambió la historia, Taurus, Madrid.
  • Prater, A., 2007, Venus ante el espejo: Velázquez y el desnudo, FVE Ediciones, Madrid.
  • Van Epp Salazar, M., 2006, La mujer como sujeto político en una época de polarización ideológica, Centro de Estudios Andaluces, Sevilla.

Ramón García Cabello

Graduado en Historia del Arte en la Universidad de León e iniciado en la escultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *