¿Pelirroja y con ojos verdes? ¡A la hoguera! O… lo mismo sirves de musa para pintores…

Personajes de cómic como Mary Jane Watson o Pepper Potts (1), actrices de Hollywood como Jessica Chastain o Amy Adams o españolas como Cristina Castaño o Aura Garrido tienen una característica en común: todas son pelirrojas. Aunque en la actualidad se las acepta con normalidad, hasta hace cuatro días las mujeres con esta característica eran repudiadas y e incluso juzgadas por brujería… ¿Por qué motivo? El origen, como no puede ser de otra manera, es mitológico…

Lilith pelirrojas

Lilith. Fuente

Según los Evangelios apócrifos, la primera mujer pelirroja habría aparecido en el propio momento de la creación. Se cuenta en estos libros prohibidos que la primera mujer de Adán no fue Eva, como aparece en el Génesis, sino Lilith(2). Este personaje, de origen mesopotámico era pelirroja, hermosa y con carácter. No era sumisa, no obedecía a su marido Adán y se negaba a mantener relaciones sexuales con él en posturas consideradas sumisas como el misionero. Harta de estar casada con Adán, lo abandonó y se instaló en el Mar Rojo, uniéndose a demonios como Samodeo y Samael, que se convirtieron en sus amantes y con los que tuvo varios hijos. Más adelante, se la consideró como un demonio que seducía a hombres y secuestraba a niños. Se la solía representar con una serpiente o con alas.

El cristianismo omitió a este personaje diabólico. Sin embargo, el rechazo a las pelirrojas continuó siendo una constante a lo largo de la Edad Media en occidente, e incluso en las culturas orientales. En 1486 se publicó un manual que servía para para reconocer y juzgar a las brujas, el famoso Malleus Maleficarum “El martillo de las brujas”, el bestseller que todo buen cazador de brujas debía llevar consigo. En este, entre otras muchas cosas, se consideraba que las mujeres pelirrojas que además tenían los ojos verdes, no podían ser otra cosa mas que brujas; además, se difundió el rumor de que estas no tenían alma e incluso que eran autenticas vampiresas. En definitiva, tenían todas las papeletas para que la Inquisición se cebara con ellas. Particularmente en España, las pelirrojas fueron tratadas de judías e infieles, sobretodo si para colmo su hijo nacía pelirrojo.

Este rechazo no pudo tener más justificación que la simple desconfianza y odio hacia las personas que eran diferentes a la mayoría, pues como podemos comprobar mirando nuestro entorno, las personas pelirrojas y de ojos verdes no abundan particularmente. Si además eras una mujer, las posibilidades de que te acusaran de alguna disparatada práctica se disparaban…  Así las cosas, algunas mujeres fueron acusadas y juzgadas por practicar las artes oscuras y, en parte de los casos, condenadas a ser ejecutadas en la hoguera. Además, se las relacionaba con el fuego (tampoco es que fuera muy imaginativo…) y se las calificaba como seductoras y portadoras del mal en estado puro.

Modelo pelirrojas

Modelo prerrafaelita idealizada. Fuente

No obstante, cuando llegamos a plena época victoriana empieza a cambiar la consideración que se tenía sobre la mujer pelirroja gracias al movimiento prerrafaelita(3) o eso es lo que nos han querido hacer creer. En realidad este movimiento artístico defendió que hay dos tipos de mujeres: una pura, ideal, espiritual y mística; y otra destructora, tentadora y maléfica. ¿Y que creéis que destacaba en una y en otra? Ni más ni menos… las primeras eran morenas y las segundas… ¡pelirrojas! No es casualidad que los movimientos antifeministas, muy característicos en la tradición literaria y pictórica, hicieran uso de estos prototipos; aunque al mismo tiempo, también hubo artistas que mezclaron estos prototipos, de manera que, aunque parezca raro, una mujer podía ser pelirroja y santa a la vez. ¡Que barbaridad! ¿Es que nos estamos volviendo locos? Quizá por esto mismo la pintura prerrafaelita fue considerada como indecorosa y demasiado sensual, porque se daba carácter erótico a personajes históricos como Juana de Arco. Sus modelos fueron herederas del mito de Lilith; mezclaron prostitutas y brujas con personajes literarios o históricos, llegando incluso a idealizarlos.

Actualmente, como decíamos, las mujeres pelirrojas son aceptadas socialmente, no faltaría más… e incluso se podría decir que “está de moda” este color de pelo. A pesar de ello, el camino para ser aceptadas ha sido complicado. Y pensar que todo empezó por culpa de un mito…


Referencias

(1) La primera es protagonista del cómic de Spiderman, y la segunda, protagonista del cómic Iron Man, ambas de Marvel.
(2) Personaje característico en la tradición judía.
(3) Movimiento artístico y literario, que tiene su origen en Inglaterra en 1848, en el que destaca el erotismo, la simbología medieval y el realismo. Destaca en el mismo el poeta y pintor Dante Gabriel Rossetti (1828-1882).


Bibliografía

  • Caparrós Masegosa, L., 1999, Prerrafaelismo, simbolismo y decadentismo en la pintura española de fin de siglo, Universidad de Granada, Granada.
  • Cuéllar, C. A., 2006, El prerrafaelismo y su influencia en la creación contemporánea, Diputación de Valencia, Valencia.
  • Giné, M. y Hibbs, S. (eds), 2010, Traducción y cultura. La literatura traducida en la prensa hispánica (1868-98), Peter Lang SA, Suiza.
  • Marcos Casquero, M. A., 2009, Lilith: Evolución histórica de un arquetipo femenino, Universidad de León, León.

EugeniaCiruela

Licenciada en Humanidades e Historia por la Universidad de Cádiz, experta en Gestión Cultural, Máster en Estudios Hispánicos por la Universidad de Cádiz y Estudios Americanos por la Universidad de Sevilla. Becaria de formación en biblioteca en la Universidad de Sevilla y estudiante del Máster en Género, Identidades y Ciudadanía por la Universidad de Cádiz y Doctorando en Historia, especialidad en Historia de América, por la Universidad de Sevilla . Mis intereses son la Historia de las Mujeres, Historia de América, Historia Moderna, Arte, Política, Literatura y Cine.

One Comment:

  1. A mi me encantan las pelirrojas, me enamoré de ellas con Mary Jane Watson en los comics y Shirley Manson en la música, jejejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *