Cuando un cura cabreado casi mata a la reina: el cura Merino

Aquella mañana fría de febrero, en el Madrid de Isabel II, allá por el siglo XIX, nadie podía haber adivinado las intenciones que tenía el señor Martín Merino, más conocido como el Cura Merino (1), para hacer que esa fecha (2) no fuera la de un día cualquiera. El cura, como cada día, había ido a su misa matutina, pero esta iba a ser la única rutina de aquel día, que era especial. Merino ansiaba estrenar un estilete que había…

El saber no ocupar lugar…

Dame veneno que quiero morir

veneno

El verdugo se negó rotundamente a ejecutar a una mujer. Una botella de coñac no fue suficiente para que Antonio López Guerra (el mismo verdugo que mataría a Jarabo en Madrid tan solo dos meses después o a Salvador Puig Antich en Barcelona) (1) no fuera capaz de hacer su “trabajo”. Al final, las autoridades lo llevaron a rastras hasta el patíbulo, donde juraría no volver a matar a una mujer. Pilar Prades fue la última mujer ejecutada por el macabro método…

El saber no ocupar lugar…