El arte contra el arte: el retrete que revolucionó el siglo XX

Dos americanos y un francés van caminando por la Quinta Avenida. Al poco llegan al número 118, su lugar de destino: J. L. Mott Iron Works, un negocio neoyorquino especializado en objetos de fontanería. La pareja yanqui se desternilla de risa viendo como el excéntrico francés (Duchamp) husmea entre urinarios y retretes con asombrosa avidez. Una vez fuera del almacén, apasionadamente, el europeo enseña a sus amigos su adquisición: un urinario modelo Bedfordshire. Esta ocurrencia, que ha empezado como un chiste…

El saber no ocupar lugar…