¿Dónde se inventaron los movimientos de espada? Esgrima: la Verdadera Destreza

El género de la novela o película de aventuras es uno de mis favoritos, sin duda. Me encantan películas como: Los tres mosqueteros o Piratas del Caribe. En muchas de estas historias los protagonistas son letales duelistas o encantadores camorristas. Por ejemplo, Íñigo Montoya, el espadachín español de La princesa prometida (si no la habéis visto, estáis tardando en ir a pordede XD). Montoya aprende una serie de técnicas increíbles para vengar a su padre. Pues estas técnicas, aunque parecen unas fantasmadas de…

El saber no ocupar lugar…

¿Cómo metemos a un rey en una caja sin tocarlo? El pudridero de los reyes de España

Todos conocemos la frase: “A rey muerto, rey puesto”. Pero… ¿qué hacen con el cadáver? Sí, parece sencillo, lo colocan en el Panteón Real del Escorial (1). Pero ¿cómo hacen para que quepa en esos pequeños cofres (2)? Muy fácil, dejando pudrir el cuerpo de sus majestades. Parece asqueroso, pero esta práctica sigue haciéndose desde hace siglos (3). Y se hace en una estancia misteriosa conocida como el pudridero; sin duda, el que eligió el nombre fue poco original. La…

El saber no ocupar lugar…

Capítulo I: Mi padre y mi madre, tío y sobrina, y yo tan normal

Capítulo I de las Historias de Khronos, en colaboración con Radio Jaén (Cadena SER), donde os hablamos de la vida de Carlos II “el Hechizado“. Original de Daniel Galán Párraga. Si te ha gustado, ayúdanos compartiéndolo. Suscríbete a nuestro canal de Ivoox y Youtube ¡Es gratis!     Si lo prefieres, puedes leer el artículo original. 

El saber no ocupar lugar…

Juego de Tronos I: El inicio de la Guerra de Sucesión Española

Guerra de Sucesión Española

El 1 de noviembre de 1700 fallecía el rey Carlos II. De forma sorprendente para algunos, dejó en su testamento como sucesor a Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV y sobrino – nieto del rey. De esta forma, se ponía fin a la presencia de la Casa de Austria en la Monarquía Hispánica y se iniciaba un nuevo periodo, el de la odiada casa de Borbón(1). La mala salud del último representante de los Austrias hizo que casi desde…

El saber no ocupar lugar…

Juana de Castilla, ¿la Loca?

Juana la loca

Ordeno y mando que cada vez que la dicha princesa, mi hija, no esté en mis reinos […] o estando no quisiera o no pudiera ocuparse del gobierno de los reinos […] en dichos casos el rey, mi señor, administre, rija y gobierne los mis mencionados reinos y, que tenga la administración y gobierno por la dicha Princesa, hasta que el infante Carlos, mi nieto, […], haya cumplido veinte años.  Testamento de Isabel la Católica. (1) Cuando el doce de abril…

El saber no ocupar lugar…

El caso Juan de Escobedo: dime cómo matas y te diré qué quieres….

Escobedo

“En aquella corta calle / más bien callejón estrecho / que por detrás de la iglesia / sale frente a los Consejos / se halló tendido un cadáver / de un lago de sangre al medio. / Con dos heridas de daga / en el costado y el pecho, / y como rico ostentaba / la cadena de oro al cuello / y magníficos diamantes / en los puños y en los dedos / que obra no fue de ladrones…

El saber no ocupar lugar…

Porque los reyes nunca gobernaron sin sus reinas: Isabel de Portugal

Isabel de Portugal

No son pocas las mujeres que han tenido un papel fundamental en la historia de España y que, sin embargo, no han sido reconocidas como debieran o sencillamente han sido pasto de las llamas del olvido; son auténticas reinas consortes que, permaneciendo en la sombra, fueron de gran ayuda para los monarcas castellanos. Es así como hoy quiero presentar la figura de Isabel de Portugal, esposa del Rey español y Emperador del Sacro Imperio, Carlos V. Aquella que retrató el mismo Tiziano,…

El saber no ocupar lugar…

Carlos II: Mi padre y mi madre, tío y sobrina, y yo tan normal

Imagínese un rey menor de edad, un niño raquítico, enfermizo, epiléptico, pálido, esmirriado y enclenque que apenas se tenía en pie. Un rey que no destacó por sus dotes intelectuales, sino por todo lo contrario, pues hasta los nueve años no aprendió ni a leer ni a escribir. Ahora, imagínese un imperio de unos veinte millones de kilómetros cuadrados, cuyos territorios están distribuidos por todo el planeta y cuya población es de lo más variada culturalmente (africana, amerindia, asiática, europea…

El saber no ocupar lugar…