El terrorífico pero alegre médico de la peste

¿Quiénes eran realmente los médicos de la peste? Pues unas personas muy majas y, sobre todo, valientes, que se atrevían a tratar a los enfermos de peste. Señores cuyos rostros se esconden bajo esa máscara terrorífica que parece un pico de pájaro. Bajo esa imagen oscura y tenebrosa que tanta “grimita” produce actualmente, se escondía un heroico fin: curar de la peste o, por lo menos, intentarlo. El personaje más siniestro de la Edad Media… ¡Una rata! Pero, ¿qué pasó exactamente…

El saber no ocupar lugar…