El dilema del cura que llegó a ser rey. ¿Guardar la castidad o engrendrar un heredero?

Ramiro II Campaña Huesca

Si actualmente, aún existe un fuerte debate por la presencia de la Iglesia católica en determinados ámbitos de la política, si viajáramos al siglo XII, realmente entraríamos en estado de shock: sí, el Reino de Aragón tuvo un rey muy peculiar, un clérigo llamado Ramiro.  Para agregar más singularidad a todo esto, este clérigo llegó a ser tan importante gracias a la desafortunada muerte de su hermano, el rey de Aragón (1). Contra todo pronóstico, un religioso para nada interesado en…

El saber no ocupar lugar…

El caso Juan de Escobedo: dime cómo matas y te diré qué quieres….

Escobedo

“En aquella corta calle / más bien callejón estrecho / que por detrás de la iglesia / sale frente a los Consejos / se halló tendido un cadáver / de un lago de sangre al medio. / Con dos heridas de daga / en el costado y el pecho, / y como rico ostentaba / la cadena de oro al cuello / y magníficos diamantes / en los puños y en los dedos / que obra no fue de ladrones…

El saber no ocupar lugar…

Porque los reyes nunca gobernaron sin sus reinas: Isabel de Portugal

Isabel de Portugal

No son pocas las mujeres que han tenido un papel fundamental en la historia de España y que, sin embargo, no han sido reconocidas como debieran o sencillamente han sido pasto de las llamas del olvido; son auténticas reinas consortes que, permaneciendo en la sombra, fueron de gran ayuda para los monarcas castellanos. Es así como hoy quiero presentar la figura de Isabel de Portugal, esposa del Rey español y Emperador del Sacro Imperio, Carlos V. Aquella que retrató el mismo Tiziano,…

El saber no ocupar lugar…

Carlos II: Mi padre y mi madre, tío y sobrina, y yo tan normal

Imagínese un rey menor de edad, un niño raquítico, enfermizo, epiléptico, pálido, esmirriado y enclenque que apenas se tenía en pie. Un rey que no destacó por sus dotes intelectuales, sino por todo lo contrario, pues hasta los nueve años no aprendió ni a leer ni a escribir. Ahora, imagínese un imperio de unos veinte millones de kilómetros cuadrados, cuyos territorios están distribuidos por todo el planeta y cuya población es de lo más variada culturalmente (africana, amerindia, asiática, europea…

El saber no ocupar lugar…