Crimen por ser de raza equivocada: Estados Unidos y los campos de concentración para japoneses

En el escenario de la Segunda Guerra Mundial y poniendo como excusa que “estas gentes representaban un foco de inseguridad” y que eran “nidos de odio y enemistad para el pueblo norteamericano” (1), el presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt autorizó el internamiento en campos de concentración de cerca de 120.000 japoneses en suelo americano (de primera, segunda, o tercera generación). De un total de 127.000 japoneses o japo-estadounidenses residentes en EEUU; de los que 112 mil vivían en…

El saber no ocupar lugar…