Cuando un cura cabreado casi mata a la reina: el cura Merino

Aquella mañana fría de febrero, en el Madrid de Isabel II, allá por el siglo XIX, nadie podía haber adivinado las intenciones que tenía el señor Martín Merino, más conocido como el Cura Merino (1), para hacer que esa fecha (2) no fuera la de un día cualquiera. El cura, como cada día, había ido a su misa matutina, pero esta iba a ser la única rutina de aquel día, que era especial. Merino ansiaba estrenar un estilete que había…

El saber no ocupar lugar…

Capítulo XII: Historia Verdadera de la Ouija

Todo el mundo conoce la Ouija… la hemos visto miles de veces en esas películas americanas “terroríficamente” pésimas o tenemos un cuñado que sabe que el amigo de su primo la hizo… ¿Nunca te has preguntado cuándo apareció esta forma de comunicarse con el Más Allá? Tranquilidad… hoy nos lo cuenta Rubén Montalbán López. Capítulo XII de las Historias de Khronos en colaboración con Radio Jaén (Cadena SER). Si te ha gustado, ayúdanos compartiéndolo. Suscríbete a nuestro canal de Ivoox…

El saber no ocupar lugar…

Mira esa pájara… lleva el mismo vestido que el mío y ellos parecen fotocopias

Normalmente, cuando asistís a algún tipo de evento “formal”, donde predomina la etiqueta y el protocolo, os habréis fijado que, la mayoría de las veces, los hombres se visten con traje de color oscuro y, sin embargo, las mujeres lo hacen con un vestido (o traje) de diferentes colores. Por un lado tenemos a todos los hombres vestidos iguales, que no hay forma de reconocerlos en la lejanía, y por otro lado tenemos a las mujeres, cada una vestida de…

El saber no ocupar lugar…

Historia (verdadera) de la Ouija

Típica escena sobre la Ouija: -Amigos unidos para invocar espíritus prestos a escuchar, si hay alguna presencia aquí, por favor, manifiéstate. Se mueve el puntero. -Aaah… Esto es de coña… -Ya os vale, ¿quién lo ha movido…? -¿Hay algo qué nos quieras decir? El puntero pulsa el “sí”. -Sara déjalo ya. -Te juro que no soy yo ¿vale? -Oye esto me esta acojonando. Vamos a dejarlo aquí. -Lo siento Isa. Vuelve a poner la mano. Se oye un golpe… todos gritan…

El saber no ocupar lugar…